OKR ayudando a ser ágiles

Okr ayudando a ser ágiles, impulsa la alineación organizativa a través de la consecución de objetivos comunes para todos los miembros de la empresa. Google no se imaginaba que, con tan solo un año de vida, introduciría una metodología de gestión del trabajo, originaria de Intel, que nunca ha dejado de usar y que, a día de hoy, todas las empresas quieren incorporar, podrás ayudar en todos los niveles del ciclo de vida en tu organización (o clientes), desde el desarrollo de buenos objetivos y resultados clave hasta el despliegue de objetivos estratégicos, tácticos y operativos, monitoreo y cierre con buen gobierno y disciplina.

Usando este conocimiento adquirido, harán que la cultura de la organización sea accesible para todos los empleados de la organización (o clientes).

Hablamos de los OKR’s, el método de trabajo que impulsa la alineación organizativa a través de la consecución de objetivos comunes y que se ha convertido en un sistema fundamental para que todos los miembros de la empresa se dirijan hacia la misma dirección.

Conociendo los OKR´s podras ayudar en todos los niveles del ciclo de vida en tu organización (o clientes), desde el desarrollo de buenos objetivos y resultados clave hasta el despliegue de objetivos estratégicos, tácticos y operativos, monitoreo y cierre con buen gobierno y disciplina. Usando este conocimiento adquirido, harán que la cultura OKR sea accesible para todos los empleados de la organización (o clientes).

Es un enfoque que es simple de entender y difícil de aplicar, encajando perfectamente con la cultura Agile.

¿Qué son y cómo funcionan los OKR’s? Y, lo más inquietante, ¿por qué son claves en empresas como Google, Intel, LinkedIn o Twitter?

Desde la década de los 50 las empresas vienen aplicando una gran variedad de técnicas de gestión pensadas para mejorar el rendimiento de los empleados. Peter Drucker introdujo la Administración por Objetivos (APO), un proceso en el que directivos y empleados están de acuerdo con los objetivos y con lo que deben hacer para alcanzarlos. 30 años después, en la década de los 80, las siglas S.M.A.R.T. y KPI’s empezaron a hacerse un hueco en la gestión empresarial.

Y fue en 1999 cuando se escuchó por primera vez el concepto de OKR’s, en boca de John Doerr, impulsor de esta metodología y responsable directo de que Google la haya introducido en su gestión.

Ahora que sabemos cuándo nació, definamos el concepto.

Qué son los OKR’s

OKR son las siglas que se refieren a Objectives and Key Results (Objetivos y Resultados Clave).

Podemos definirlo como un método de trabajo interno que, mediante la fijación de objetivos y de sus correspondientes resultados clave, permite organizar el trabajo de la empresa, definir grupos de trabajo y realizar un seguimiento del progreso de cada empleado.

¿Qué se consigue con los OKR’s? Alinear el trabajo de toda la organización y marcar un único rumbo para todos sus miembros. Sin duda, un método innovador que permite definir los objetivos de la empresa y del equipo y, en base a los resultados obtenidos, medir el progreso de cada uno de ellos.

Beneficios de los OKR’s

La empresa BetterWorks define en su estudio Getting Started with Objectives & Key Results (OKRs) que los OKR’s ayudan a las organizaciones a:

  • Imponer un sentimiento de compromiso para la consecución de objetivos.
  • Informar a todos los miembros de lo que es importante.
  • Permitir una comunicación más precisa.
  • Establecer indicadores que midan el progreso.
  • Enfocar el esfuerzo y asegurar la alineación del equipo.

Cómo introducir el método OKR en tu empresa

Seguramente ya estés notando el gran potencial de esta metodología y entendiendo por qué las grandes empresas lo utilizan. Vamos a explicarte qué puedes hacer para incorporarla en la gestión de tu empresa:

Antes que nada, debes saber es que el método ORK está formado por dos elementos básicos: objetivos y resultados clave.

Sabiendo esto, lo que tienes que hacer es formularte dos preguntas que, según Henrik-Jan van der Pol, otro propulsor de este método, te ayudarán a implantarlo con garantías de éxito: ¿Hacia dónde tienes que ir? y ¿Cómo vas a saber que ya has llegado?

La primera pregunta la podrás contestar marcando unos objetivos y la segunda alcanzando unos resultados clave.

Objetivos del método OKR

El primer paso es definir los objetivos que te indicarán una dirección clara hacia dónde ir. Tener muchos objetivos podría suponer un exceso de carga de trabajo.

Estos objetivos deben ser ambiciosos para la empresa y aspiracionales para los empleados. Además, deben estar aprobados por toda la organización.

Pongamos un ejemplo de objetivos:

➡ Aumentar los ingresos

➡ Mejorar la experiencia del usuario en el sitio web

Resultados Clave

Una vez marcados los objetivos, el siguiente paso es darles una respuesta, es decir, definir unos resultados para cada uno de ellos. Tres o cinco resultados para cada objetivo sería lo ideal.

Estos resultados tienen que hacer que el objetivo sea medible, alcanzable y limitado en el tiempo y, por supuesto, que ayuden a conseguirlo.

Seguimos con el ejemplo anterior:

➡ Para el objetivo de aumentar los ingresos, un resultado clave sería cerrar el año con un 20% más de los ingresos.

➡ Para el objetivo de mejorar la experiencia del usuario en el sitio web, un resultado clave sería el aumento del número de clicks en el sitio web.

Para alcanzar los resultados clave, llevaremos a cabo una serie de acciones que estarán alineadas con el objetivo que queramos alcanzar.

Método de puntuación

Google establece sus OKR’s de forma trimestral y anual. Cada tres meses define los OKR’s, que se revisan anualmente, dependiendo del progreso realizado.

Una vez hemos marcado los objetivos y alcanzado los resultados clave, ¿cómo podemos saber si lo hemos hecho bien? Pues con el método de puntuación característico de la metodología OKR.

Al finalizar cada trimestre, es el momento de medir y valorar los resultados obtenidos. Cada empleado puntúa sus resultados, en una escala del 0 al 1. Lo ideal es obtener una media de entre 0,7 o 0,8, ya que obtener una media de 1 podría significar que el objetivo no era lo suficientemente ambicioso. Un resultado por debajo de 0,4 indica que el empleo debe revisar sus objetivos y la manera en la que los está intentando alcanzar.

Todas las puntuaciones de la empresa son públicas porque, de esta manera, todos los empleados pueden ver en qué trabajan sus compañeros y caminar así en la misma dirección.

A modo de resumen, veamos un ejemplo práctico para entender cómo se utiliza el método OKR:

Qué son los OKR's: la metodología que usa Google para sus empleados - ejemplo OKR

No confundas los OKR’s con los KPI’s

Los OKR’s persiguen marcar objetivos con los que ir un paso más allá, es decir, salir de la situación actual para alcanzar un nuevo terreno más ambicioso. Las empresas utilizan los OKR’s para llegar a ese nuevo punto.

Los KPI, por su parte, son indicadores clave del rendimiento y miden el éxito y el progreso de una actividad en curso que ya se está ejecutando.

Aunque se trate de metodologías diferentes, se complementan entre ellas. Y es que los KPI’s pueden servir de inspiración a la hora de definir los OKR’s.

Por ejemplo, un KPI puede indicarnos que no estamos vendiendo lo suficiente, por lo que necesitaremos un OKR que nos ayude a incrementar las ventas.

Si quieres aplicar las estrategias más innovadoras para diseñar y gestionar cada aspecto de la Dirección de los RRHH de tu empresa, Mobiliza Academy  te ofrece el Curso Experto en OKR con el que serás capaz de desarrollar y validar tu idea y modelo de negocio, plantear una estrategia de crecimiento empresarial y aprender las competencias y habilidades imprescindibles para tener éxito en un emprendimiento de base tecnológica y de internet.