OKR mide tus objetivos y los de tu organización

Ha llegado el momento perfecto para plantear objetivos y fijar nuevos retos, tanto personales como profesionales, siendo este el momento ¿por qué no? Nos ponemos a ello, pero, mantenerse enfocados en cumplir los objetivos establecidos no es una tarea fácil; una de las metodologías más ventajosas: OKR, que puede ayudar a tu empresa a fijar los objetivos y estrategias de su cumplimiento, medir la efectividad y centralizar el enfoque de los empleados para alcanzar las metas establecidas.

¿Qué es la metodología OKR?

OKR (por sus siglas en inglés: Objectives and Key Results o Objetivos y Resultados Clave), es una metodología que se aplica para alinear a todo el equipo a nivel organizacional y concentrar el esfuerzo en lograr las metas en común.

Actualmente la metodología OKR la utilizan muchas empresas de todo tipo consiguiendo mejorar su situación, ambiente de trabajo y productividad, aumentado la calidad de los valores culturales de la organización. Como ves todo son mejoras.

¿Cuáles son los beneficios de OKR?

Sus beneficios son diversos; las empresas que incorporaron este método de fijación de objetivos destacan que les ayudó a:

  • Crear un sentimiento de compromiso y fomentar el trabajo en equipo.
  • Informar a todos los miembros de qué es importante para que todos los objetivos estén de acuerdo con la misión y visión de la empresa.
  • Incrementar la motivación y el sentido de responsabilidad de los empleados.
  • Establecer indicadores más precisos y efectivos que midan el progreso.
  • Enfocar el esfuerzo y asegurar la alineación del equipo.
No hay texto alternativo para esta imagen

 ¿Cómo aplicar la metodología OKR?

  1. Define metas claras y específicas. Crea una esquema de trabajo puede ser una hoja de cálculo por ejemplo donde los empleados y la gerencia podrán definir los objetivos generales que desean alcanzar; lo recomendable es definir entre tres y cinco objetivos que sean ambiciosos, cualitativos y aspiracionales. Ejemplo: utilizar Smartsheet en todas las áreas de la empresa.
  2. Dales forma a tus objetivos. El siguiente paso es entender cuáles son los resultados que permitirán alcanzar estas metas, estos tienen que hacer que el objetivo sea medible, alcanzable y limitado en el tiempo y, por supuesto, que ayuden a conseguirlo. Ejemplos: capacitar en Smartsheet al menos a dos personas de cada área; aumentar el plan de licencias de 5 a 15; definir los procesos de cada área para implementar Smartsheet.
  3. Crea un ambiente transparente y colaborativo. Considerando que todos deben compartir los mismos objetivos y aspiraciones, no hay forma mejor de hacerlo que informar a todos de los resultados; crea un tablero en Smartsheet para que cualquier persona de tu empresa tenga acceso a esta información.
  4. Revisa el progreso alcanzado. La mayoría de las empresas establecen sus objetivos de forma trimestral y anual, por tanto, al finalizar cada trimestre se ha de llevar a cabo una revisión de los objetivos establecidos y valoración de los obtenidos. La mejor forma de hacerlo es generando y automatizando la entrega de los reportes a los responsables y gerentes en la toma de decisiones.

Con el método OKR, no sólo vas a poder impulsar los objetivos comunes, sino que también vas a medir el progreso a partir de los resultados obtenidos y, con base en esto, poder redefinir las estrategias más óptimas que garanticen el éxito de tu empresa.

Post Tags: