OKR mide tus objetivos y los de tu organización

Ha llegado el momento perfecto para plantear objetivos y fijar nuevos retos, tanto personales como profesionales, siendo este el momento ¿por qué no? Nos ponemos a ello, pero, mantenerse enfocados en cumplir los objetivos establecidos no es una tarea fácil; una de las metodologías más ventajosas: OKR, que puede ayudar a tu empresa a fijar los objetivos y estrategias de su cumplimiento, medir la efectividad y centralizar el enfoque de los empleados para alcanzar las metas establecidas.

¿Qué es la metodología OKR?

OKR (por sus siglas en inglés: Objectives and Key Results o Objetivos y Resultados Clave), es una metodología que se aplica para alinear a todo el equipo a nivel organizacional y concentrar el esfuerzo en lograr las metas en común.

Actualmente la metodología OKR la utilizan muchas empresas de todo tipo consiguiendo mejorar su situación, ambiente de trabajo y productividad, aumentado la calidad de los valores culturales de la organización. Como ves todo son mejoras.

¿Cuáles son los beneficios de OKR?

Sus beneficios son diversos; las empresas que incorporaron este método de fijación de objetivos destacan que les ayudó a:

  • Crear un sentimiento de compromiso y fomentar el trabajo en equipo.
  • Informar a todos los miembros de qué es importante para que todos los objetivos estén de acuerdo con la misión y visión de la empresa.
  • Incrementar la motivación y el sentido de responsabilidad de los empleados.
  • Establecer indicadores más precisos y efectivos que midan el progreso.
  • Enfocar el esfuerzo y asegurar la alineación del equipo.
No hay texto alternativo para esta imagen

 ¿Cómo aplicar la metodología OKR?

  1. Define metas claras y específicas. Crea una esquema de trabajo puede ser una hoja de cálculo por ejemplo donde los empleados y la gerencia podrán definir los objetivos generales que desean alcanzar; lo recomendable es definir entre tres y cinco objetivos que sean ambiciosos, cualitativos y aspiracionales. Ejemplo: utilizar Smartsheet en todas las áreas de la empresa.
  2. Dales forma a tus objetivos. El siguiente paso es entender cuáles son los resultados que permitirán alcanzar estas metas, estos tienen que hacer que el objetivo sea medible, alcanzable y limitado en el tiempo y, por supuesto, que ayuden a conseguirlo. Ejemplos: capacitar en Smartsheet al menos a dos personas de cada área; aumentar el plan de licencias de 5 a 15; definir los procesos de cada área para implementar Smartsheet.
  3. Crea un ambiente transparente y colaborativo. Considerando que todos deben compartir los mismos objetivos y aspiraciones, no hay forma mejor de hacerlo que informar a todos de los resultados; crea un tablero en Smartsheet para que cualquier persona de tu empresa tenga acceso a esta información.
  4. Revisa el progreso alcanzado. La mayoría de las empresas establecen sus objetivos de forma trimestral y anual, por tanto, al finalizar cada trimestre se ha de llevar a cabo una revisión de los objetivos establecidos y valoración de los obtenidos. La mejor forma de hacerlo es generando y automatizando la entrega de los reportes a los responsables y gerentes en la toma de decisiones.

Con el método OKR, no sólo vas a poder impulsar los objetivos comunes, sino que también vas a medir el progreso a partir de los resultados obtenidos y, con base en esto, poder redefinir las estrategias más óptimas que garanticen el éxito de tu empresa.

Post Tags:


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies