Gestión del talento en las organizaciones

Gestión del talento
La gestión del talento humano consiste en identificar qué competencias profesionales, actitudes y aptitudes necesita reunir el personal para desempeñar correctamente cada uno de los puestos de trabajo.

El talento es algo relativo a la propia organización, que debe ser gestionado de forma integral para maximizar sus posibilidades de éxito.

En unos casos servirá para contratar a la persona que más se adecúe a cómo se trabaja en la entidad. En otros para elaborar una estrategia concreta que permita a los empleados que ya forman parte de la plantilla explotar sus capacidades.

La estrategia de la gestión del talento humano por competencias se puede aplicar en los procesos de selección, la formación, los planes de crecimiento interno y la política de incentivos. Pero esto es un error ya que tendremos personas que trabajen por objetivos individuales lo cual nos dará una evolución a organizaciones con cultura desde el inicio de la captación incluso antes de la selección.

La gestión del talento engloba todos los procesos del área de Recursos Humanos que van dirigidos a la captación, retención y optimización del talento.

Obstáculos en la gestión del talento

Existen barreras que pueden entorpecer las fases de identificación y desarrollo de personas. Una de las principales es la ineficacia a la hora de reconocer el talento. Un buen jefe es aquel que sabe rodearse de un buen equipo y obtener lo mejor de sus colaboradores. Si una empresa es capaz de conseguir esto, dispondrá de una ventaja competitiva difícil de imitar.

También pueden aparecer resistencias por la rigidez de las organizaciones. Las empresas tienden a organizarse en unas jerarquías donde el talento, por lo general, queda relegado a favor de la experiencia y el conocimiento de la empresa y de funcionamiento interno.

La gestión del talento se desarrolla en sucesivas fases y las organizaciones deben ser conscientes de que es un proceso complejo. Entendemos que el proceso se compone de las siguientes fases:

1.   Reclutamiento y selección

2.   Evaluación y desempeño

3.   Desarrollo de personas

4.   Retención del talento

Pero en esta visión nos falta una previa y fundamental que es la atracción del talento, qué quieran y deseen pertenecer a nuestra organización

La gestión del talento es clave para diferenciarse en el mercado actual, este elemento diferenciador no siempre se consigue. En realidad, las organizaciones que consiguen llegar al éxito gracias a la gestión del talento son porque dan importancia a tres cuestiones:

1.   Dedican tiempo y esfuerzo a entender las tendencias del mercado laboral en el que se encuentran, así como a analizar su propia organización para definir qué talento marca la diferencia en su negocio.

2.   Entienden la gestión del talento como un proceso y actúan en todas sus fases.

3.   Fomentan la implicación de todas las personas.

Al entender que el talento contribuye a los resultados de la organización, queda patente que existe un vínculo muy estrecho entre el talento y la estrategia de la empresa. Sin embargo, en muchas ocasiones se cae en el error de no identificar correctamente el talento.

Pero ¿cómo podemos construir una buena estrategia de la Gestión del Talento desde cero? No te vamos a engañar, las empresas que han descuidado este apartado tienen mucho trabajo por delante.

Es imprescindible apoyarse en la digitalización y la tecnología. Con ella como aliado la gestión del talento será mucho más sencilla.

La correcta aplicación de estas prácticas nos lleva a concluir que, en realidad, se trata de interiorizar la gestión del talento de forma que cada responsable o división tenga presente la importancia de gestionar adecuadamente el capital humano de la organización, pues son los encargados de desarrollar la productividad.