8 roles básicos a definir en un equipo de trabajo

8 Roles

Son varias las ocasiones en las que he hablado de equipos de alto rendimiento, lo que deben ser las competencias dentro de las políticas actuales de Recursos Humanos y la distinción necesaria entre competencias técnicas y competencias personales.

Una de las competencias personales que más se requieren actualmente para cualquier trabajo es la capacidad para trabajar en equipo. #equipodetrabajo

Pero de igual manera que debemos evaluar esa competencia personal en los trabajadores; así también, aquel líder o persona encargada de formar un equipo de trabajo, deberá tener en cuenta una serie de consideraciones:

✔️ El tamaño del grupo: La regla general para cualquier equipo de trabajo, es de cinco a 10 miembros. Para lograr la mayor cohesión del grupo, habrá que tener en cuenta tanto las diferencias culturales como técnicas.

✔️️ El perfil de las personas que seleccionemos para formar parte del grupo, deberán ser personas que estén motivadas y comprometidas con los objetivos y con la forma del trabajar del grupo.

✔️ El equilibrio del grupo. En tercer lugar, y no por ello menos importante, hay que formar un equipo de trabajo equilibrado, formado por miembros con experiencia, competentes y con un gran respeto entre ellos.

📌 Pero la cuestión, a mi modo de ver más valioso, para el éxito de un equipo de trabajo es el reparto de las funciones dentro del mismo. Siempre y cuando en un equipo de trabajo cada uno tenga muy claro su papel y lo realice de una manera correcta, ese equipo podrá funcionar; en el momento en el que entren en conflicto los papeles de cada miembro, las posibilidades de éxito del grupo se reducen mucho.

Podríamos distinguir tres grandes áreas de funciones dentro de un grupo:

✔️ Funciones creativas: proponer ideas, sugerir, promover, generar entusiasmo, etc.

✔️ Funciones prácticas: coordinar actividad del grupo, delegar tareas, mantener objetivos, llevar el equipo adelante, etc.

✔️ Funciones aplicadas: controlar los progresos, calidad, mantener estructura, prestar atención a las necesidades individuales, etc.

1. El jefe de equipo

Coordina los esfuerzos de todos, es disciplinado, centrado y equilibrado. Habla, pero, sobre todo, es capaz de escuchar a los demás.

2. El director de las tareas

En caso de que falte el jefe, él asumirá esa función. Su gran valor añadido es su impulso, su pasión por el trabajo, y su calidad para estimular acciones.

3. El creativo

Es la fuente de ideas originales y de las propuestas. Es un miembro del grupo que necesita expresarse o si no es muy probable que desconecte y se aísle.

4. El evaluador

Es una persona más analítica que el creativo. Suele estar menos comprometido, está un poco en la sombra, pero es muy necesario para el control de calidad. Es una persona de confianza, pero puede resultar fría.

5. El Generador de recursos

Es el miembro más extrovertido del grupo, el más sociable, el que aporta contactos y desarrollos; pero no es una persona con gran iniciativa y por eso necesita del equipo.

6- El práctico

Es el que transforma las ideas en realización de trabajos. Es metódico, es eficiente, no es un gran director, pero es un gran administrador.

7. El motivador

Es el “alma” del equipo, el que mantiene al grupo unido, da apoyo a los demás, les escucha, infunde coraje al equipo; es una persona que no destaca mucho cuando está, pero se nota mucho cuando no está.

8. El rematador

En todo equipo de trabajo debe existir una persona que sea la que se ocupe por los tiempos, los objetivos; debe llevar a cabo un continuo seguimiento y comprobación de detalles; es un miembro importante, pero no suele ser muy popular.